• Amplio catálogo internacional Miles de productos en venta

  • Mejor tienda online de vinos 2016 Más de 100.000 clientes satisfechos

  • Comprar vino online es rápido Tienda de vinos y licores con envío a partir de 48h

Denominaciones

España

Los vinos de España tienen su origen en el litoral sudoccidental de Andalucía. Durante siglos, España sólo tuvo 2 regiones importantes: Jerez (la más antigua) y Rioja. Hoy en día la situación de los vinos ha cambiado totalmente siendo muy relevante tanto por su poder económico como su posición de liderazgo como 1er productor mundial de vino.

El cultivo de vinos de España y la incorporación de nuevas tecnologías en la elaboración de los vinos ha permitido a los vinos españoles incrementar su calidad a lo largo de los años. Gracias a climas y suelos diversos, España cuenta con las condiciones ideales para cultivar cepas autóctonas como el Albariño, el Tempranillo o la Garnacha de reconocido prestigio alrededor del mundo.

Y esto ha sido posible gracias al crecimiento y prestigio de grandes bodegas españolas como: Osborne, Enate, Grupo Pesquera, Vega Sicilia, Protos, Torres, Cune (C.V.N.E.) o Marqués de Cáceres. Finalmente, las denominaciones de origen han reafirmado su reconocimiento mundial como Rioja, Ribera del Duero o Priorat.

En España se cultivan 1,15 millones de hectáreas repartidas en las 17 Comunidades Autónomas en las cuales se producen vinos tintos, blancos, rosados, espumosos, licorosos o de aguja. España tiene además los viñedos más extensos que cualquier otro país en Europa.

España es sinónimo de vinos y de gastronomía.

Argentina

Los vinos de Argentina y su historia tienen un corto recorrido en el país. La crianza del vino, tal y como la entendemos en estos días, no va más allá de los 10 años de antigüedad, pero el espectacular desarrollo que ha tenido hasta el momento permite a los viticultores estar muy orgullosos de lo conseguido y, sobre todo, por lo que el futuro promete.

Los vinos de Argentina se dan en una amplia región de más de 2.400 kilómetros que se extiende a los pies de los Andes, desde la Provincia de Salta hasta la de Río Negro, una zona con una combinación de días de gran amplitud climática y con sol que favorecen una buena maduración de la uva.

La variedad de vinos de Argentina cubre un amplio abanico. Nos encontramos variedades tintas, como la Cabernet Sauvignon, Malbec, Syrah, Tempranillo, Merlot y Pinot Noir, y entre las blancas, las de Chardonnay, Torrontés, Sauvignón Blanc, Semillón, Riesling y Viognier.

Italia

Italia es una de las más antiguas culturas del vino del mundo con orígenes históricos en la época de la colonización griega en el siglo X. a.C.. Los griegos empezaron en Sicilia y hicieron su camino hasta las tierras que hoy cubren Cantabria y Calabria. La península se mostró perfectamente apta para el cultivo de la vid. En el siglo VI a.C. empezó un comercio muy activo con los celtas en Galia y el vino italiano se convirtió en un producto popular de importación. Aparte de los griegos, también fueron muy importantes los cartagineses en Sicilia y en el sur de Italia. Porque los romanos aprendieron el arte de la vinificación de ellos y es como en el siglo III a.C. ya había viñas en casi todo el país.

La importancia de la vitcultura en Italia se puede leer y ver en numerosos documentos de escritores romanos sobre el tema de la cultura y agricultura del vino. En cuanto a la vinificación, los romanos eran muy experimentadores. El primer espumoso nació en ánforas, pero también se dieron mucha libertad en en el cultivo de variedades. Y en el siglo XVII Duque Cosimo III. de la familia Medici estableció zonas de vino para el Chianti de la Toscana. Así Italia se convirtió también en uno de los primeros paises con una Denominación de Orígen oficial.

Denominaciones de Orígen en Italia:

Desde los alpes en el norte cruzando llanuras amplias y valles del río hasta el sur, Italia ofrece una variedad increible de zonas climáticas y terruños para la viticultura. Sin embargo, tienen una cosa en común: la influencia del Mediterráneo en el oeste y del mar Tirrenico en el este. En total, Italia tiene 20 denominaciones de orígen, que además coinciden con las fronteras geopolíticas: Abruzos, Aostatal, Apulia, Basilicata, Emilia-Romagna, Friuli-Venezia Giulia, Calabria, Campania, Latium, Liguria, Lombardia, Molise, Piemonte, Sardinia, Sicilia, Toscana, Trentino-Alto Adige, Umbria y Veneto.

Calidad de vinos de Italia

La búsqueda por calidad surgió después de la Segunda Guerra Mundial de la Chianti-Classico en la Toscana. La responsabilidad está compartida entre las bodegas Antinori, FrescobaldiCa’ del Bosco.

Según los estándards de la ley de la UE hay los siguientes categorías de calidad:

  • Vino: Antiguamente 'Vino da Tavola' o 'Vino de mesa' está prohibido como nombre oficial
  • IGP: Indicazione Geografica Protetta
  • DOP: Denominazione di Origine Protetta

Desde los años 1980, la viticultura italiana está experienciando una revolución con el deseo por una renovación tecnológica y de herramientas para encontrar el sabor moderno de los amantes del vino.

Las variedades más importantes de Italia

Muchas de las variedades autóctonas, que son de las más importantes hoy en día, nacieron en la antiguedad. En total, Italia ofrece una gama de 2000 variedades de uva, de las cuales solo 400 están permitidos a la producción de vino de calidad. Por historia, Italia se ha demostrado como un país de vino tinto. Por eso, las variedades más importantes de Italia son las tintas como Sangiovese, Montepulciano, Barbera, Negroamaro, Nero d'Avola, Lambrusco y Primitivo.

Chile

La producción de vinos de Chile goza de una larga tradición. Desde aquellos primeros días de fuerte influencia de las costumbres españolas, la producción de vinos chilena se ha consolidado, hasta alcanzar su lugar actual de referencia mundial entre los mejores vinos del Nuevo Mundo.

Los mejores vinos de Chile se dan, principalmente en los valles del centro del país. Los valles de Casablanca, del Maipo, del Maule, del Curicó, Rapel y del Colchagua, en los que se dan variedades de uvas francesas, pero con refinamientos tanto en los ensambles como de las técnicas de maduración.

Los vinos de Chile presumen de pertenecer al único lugar del mundo donde se da la variedad de uva Carménère, considerada extinta hasta 1990, cuando fue redescubierta. Entre los vinos tintos, ofrecen varietales de Cabernet Sauvignon, Merlot y Carménère, con uvas de Cabernet Franc, Syrah, Malbec y Pinot Noir. Si atendemos a los vinos blancos, los nombres de las varietales son de Chardonnay, Suavignon Blanc y Semillón, entre las uvas, las dominantes son la Colombard y la Chardonnay.

Portugal

Los vinos de Portugal, que es el sexto país vinícola en el ranking de la producción mundial, ocupan el tercer puesto dentro de los vinos encabezados. Una de sus características fundamentales es la conducción de las cepas en porte alto, con el fin de evitar el riesgo del mildiu, sobre todo en el norte.

Los vinos de Portugal se dan en un clima ideal para el cultivo de la vid. En la mitad septentrional de la zona vinícola es lluvioso, con la única excepción del Alto Douro, donde el verano es largo, luminoso y tórrido.

Los vinos portugueses se clasifican de la siguiente manera, teniendo en cuenta la producción, los sistemas de elaboración y el tipo de caldo. Así tenemos el vino verde, con un aire joven fresco y ácido, el vino maduro, elaborado y envejecido por el sistema normal y actual, y, por último, el vino rosado.

Francia

La producción de vinos de Francia es una de las más variadas de todo el planeta, todo ello debido, principalmente, a la disparidad climática y geográfica que hay de unas regiones vinícolas a otras. La elaboración de vinos franceses se lleva a cabo en 8 zonas diferenciadas, estas son las de Champagne, Alsacia, Borgoña, Valle del Loira, Burdeos, el suroeste de Francia y las de influencia mediterránea.

Francia llega a elaborar unos 60 millones de hectolitros de vinos a partir de las 800.000 hectáreas de viñedo a lo largo de todo el país. La calidad de esos vinos viene marcada a partir de 2 aspectos muy importantes, el terruño y la denominación de origen controlada.

Las cepas cultivadas en Francia, originarias de esta tierra y luego expandidas a todo el mundo, son las Chardonnay, la Cabernet Sauvignon, la Syrah, la Pinot Noir o la Sauvignon Blanc. A día de hoy todas ellas se encuentran entre las más importantes en muchos de los viñedos de calidad.